COMO ESTUDIAR
 

 COMPARTIR EN FACEBOOK

TÉCNICAS DE ESTUDIO

MAS CONSEJOS

Estudiar con entusiasmo

 
Una vez escuché al alguien cuando era niño que el entusiasmo movía montañas. Me hizo pensar mucho. Ya de niño me daba cuenta de lo importante que era el entusiasmo. Mi entusiasmo por algo contagiaba a mis padres y me permitía conseguir algunas cosas que deseaba. Desde entonces cada vez me ido convenciendo cada vez más de que si quiero conseguir algo que merece la pena tengo que hacerlo con verdadero entusiasmo.

El entusiasmo lo mueve todo:
  • El entusiasmo abre la mente, hace más fácil lo difícil.
  • El entusiamo incrementa nuesta productividad, nos permite trabajar mucho más rápido y con mejores resultados.
  • El entusiasmo hace más fuerte nuestra voluntad y la constancia en el trabajo.
  • El entusiamo nos lleva a no rendirnos nunca (ver no te rindas)
  • El entusiamo nos convierte en más fuertes, nos hace más optimistas, más seguros de nosostros mismos, más convencidos de que alcanzaremos nuestras metas.
  • El entusiasmo multiplica nuestra capacidades, hace que nuestros coefientes de inteligencia parezcan muchos mayores e incluso tal vez lo sean, si consideramos la inteligencia emocional como una aliada.
  • El entusiasmo es contagioso, hace posible lo imposible.
Estudiar con entusiasmo

Las
técnicas de estudio pueden ayudarte a mejorar tu rendimiento. Pero créeme, el bálsamo, la piedra filosofal, es el entusiasmo. Con entusiasmo obstendrás los mejores resultados.

¿Cómo estudiar con entusiasmo? Se preguntará un autoconvencido "mal" estudiante.
- Precisamente cuando intento estudiar me aparece cualquier sensación menos el entusiasmo. Pensará.

Los humanos tenemos la suficiente fuerza de voluntad para automotivarnos a la hora de hacer cosas. Alguien que tenga hambre escalará montañas si el alimento únicamente es posible encontralo en la más alta cima. Si algo realmente nos interesa somos capaces de no dormir, de luchar, de no parar hasta conseguirlo.

Cómo desarrollar entusiasmo con los estudios

Comer, amar, pasarlo bien quizás te motive enormemente. Bien, pues intenta convencerte que estudiar es tan importante para ti como todo lo que te motiva. Hace algún tiempo escribimos las
101 razones para ser un buen estudiante (que por cierto nos ha copiado en toda la red, espero que se aprovechen). Es importante que encuentres las razones que te motiven, que te entusiasmen a ti.

Utiliza tu imaginación y tus sentimientos más íntimos. ¿Qué te gustaría ser? ¿Primer ministro? ¿millonario? ¿el mejor médico del mundo?. Todo vale si llegas a la convicción de que estudiar es el medio para alcazar tus objetivos.

Cuando te pongas a estudiar, aunque no tengas ganas, las clases sean aburridas, los profesores no te gusten, etc. Todo eso será anecdótico si te has convencido de que lo que más deseas en tu vida pasa por estudiar.

Estudiar con entusiasmo incremetará tu capacidad de concentración y tu rendimiento cada segundo que emplees en estudiar. Te ayudará a volcarte a atender en las clases. A recoger los mejores apuntes y contrastarlos con los tuyos. A aprovechar cada minuto y no perder el tiempo. A preparar con mucha antelación los exámenes...

Así que, no lo dudes: enciende el motor de tu entusiasmo.

Formas de motivar a los estudiantes

 
Ya dimos algunos consejos generales para educadores sobre cómo motivar a un alumno. Lo cierto es que del excelente libro Tools for Teaching de Barbara Gross Davis (Jossey-Bass Publishers: San Francisco, 1993), se pueden sacar mil ideas para motivar a los estudiantes. Recomendamos la lectura de Motivating students, un capítulo online (en inglés de su libro Tools for Teaching). Se nos ocurrió contrastar algunas de las ideas contenidas en dicho capítulo con un grupo de estudiantes y de esta experiencia surgió la idea de llegar a 101 maneras de motivar a los estudiantes. De momento ya tenemos las 27 primeras basadas en la citada fuente. Comentarios al final de esta entrada son muy bienvenidos.

Formas motivar a los estudiantes
  1. Satisfacer las necesidades y motivos de los estudiantes. Los estudiantes aprenden mejor cuando tienen incentivos para satisfacer sus propios motivos para para aprender. En este sentido puede ser útil que el profesor intente identificar las necesidades de los estudiantes tanto aquellas de las que estos son conscientes como de las que no... Imaginemos que antes de impartir un curso de matemáticas, física, música, etc. el profesor dedicara algún tiempo a relacionar el valor de este aprendizaje conectándolo con necesidades y deseos de los estudiantes; el incentivo para aprender sería mucho mayor.
  2. Hacer que los estudiantes sean participantes activos a la hora de aprender. Estudiantes pueden aprender haciendo, construyendo, escribiendo, diseñando, creando, resolviendo... La pasivividad perjudica la motivación y la curiosidad de los estudiantes. Haga preguntas... Anime a los estudiantes a sugerir aproximaciones a un problema o a adivinar los resultados de un experimento...
  3. Pedir a los estudiantes que analicen lo que hace una clase sea más o menos. motivadora. Sería algo así como aprovechar "los puntos fuertes y débiles" de la materia y del profesor para que este pueda introducir cambios y apovechar todas sus potencialidades. Los estudiantes pueden responder cosas como: "el entusiasmo del profesor, la relevancia y nivel dificultad del material, la organización del curso, el grado de participación activa de los estudiantes, la variedad, la relación entre profesor y estudiantes, el uso apropiado, concreto y inteligible de lo ejemplos y decenas de cosas más..."
  4. Mantener expectativas altas, pero realistas, sobre sus estudiantes. Al parecer según algunas investigaciones las expectativas del profesor tienen un poderoso efecto en el comportamiento de los estudiantes. Se trata de que el profesor mantega expectativas realistas a la hora dedesarrollar su trabajo, hacer presentaciones, dirigir los debates, y hacer exámenes; y al mismo tiempo dé a los estudiantes oportunidades para tener éxito. Esa combinación puede funcionar siempre que, según los estudiantes, se dé un equilibrio realista.
  5. Ayudar a los estudiantes a establecer sus propios objetivos. Ayudar a los estudiantes a evaluar sus progresos, animando o criticando su trabajo, analizando sus esfuerzos, sus debilidades... Quizás en este tema lo más importante es animar a los estudiantes a centrarse en un proceso para mejorar continuadamente, no sólo en una calificación o en un examen.
  6. Comunicar a los estudiantes las exigencias de la asignatura para aprobarla. Es positivo establecer con claridad lo que se le exige a los alumnos para poder superar la asignatura. Incluso ser muy cuidadoso con el lenguaje. Por ejemplo, en vez de decir "vas muy atrasado" habría que decir a los estudiantes: "esta es la forma de ir al día.. ¿puedo ayudarte?".
  7. Fortalecer la automotivación de los estudiantes. Se deben evitar mensajes que como "exijo", "debes", "deberías" y sustituirlos por "creo que encontrarás.." "estaría interesado en conocer tu respuesta". La necesidad de lograr la automotivación y la autoestima de los alumnos debe estar siempre muy presente en la mente del profesor.
  8. Evitar crear competencia entre los estudiantes. La competencia produce ansiedad, lo cual interfiere de forma negativa con el aprendizaje. Es positivo reducir la tendencia de los estudiantes a compararse con otros estudiantes.
  9. Ser estusiasta con su asignatura. El entusiasmo del profesor con su asignatura es crucial para la motivación de los estudiantes. Si un profesor se convierte en aburrido o apático con su asignatura, los estudiantes también lo harán. El mejor estusiasmo del profesor es el que se deriva de su confianza, su identificación con los contenidos y un auténtico placer por enseñar.
  10. Trabajar las fortalezas e intereses de los estudiantes. Explicar cómo el contenido de la asignatura ayudará a los objetivos educacionales, profesionales o personales de los estudiantes. Partir del intereses reales de estos que sean vinculables con el aprendizaje.
  11. Cuando sea posible, dar alguna posibilidad de elección a los estudiantes sobre lo que están estudiando. En materia de trabajos, materiales... unidades alternativas.. no sobre los exámenes, pero sí en todo aquello que refuerce su corresponsabilidad.
  12. Incrementar progresivamente la dificultad del material de la asignatura . Es interesante dar opòrtunidades a los estudiantes para que tengan éxito al principio del primer trimestre del curso o semestre. Una vez que hayan triunfado, es más fácil incrementar la dificultad o el nivel de forma progresiva.
  13. Variar los métodos de enseñanza. La variedad ayuda a despertar la participación y la motivación de los estudiantes en la asignatura. Se puede romper la rutina de muchas formas: cambio de papeles, debates, tormentas de ideas, discusiones, demostraciones, casos de estudio, presentaciones audiovisuales, invitados externos, trabajo en grupos pequeños...
  14. Poner énfasis en el dominio y aprendizaje, más que en las notas. Los investigadores recomiendan dejar de poner énfasis en las calificaciones eliminando sistemas complejos de evaluación; también desaconsejan el uso de las calificaciones para comportamientos no académicos (ej. asistencia o no a clase). En vez de esto, valorar trabajos escritos, valorar la satisfación personal de trabajos realizados, y ayudar a los estudiantes a medir sus progresos.
  15. Diseñar exámenes que fomenten el tipo de aprendizaje que se desea que los alumnos asuman. Si, por ejemplo, los exámenes se basan en memorizar detalles los estudiantes se centrarán en memorizarlos; si en cambio sus exámenes ponen énfasis en sintetizar y evaluar la información, los estudiantes se motivarán para poner el practica estas habilidades cuando estudien la asignatura.
  16. Evitar utilizar las calificaciones como amenazas. Aludir o amenzar con bajas notas, puede provocar algunos estudiantes a trabajar duro, pero en otros estudiantes pueden provocar desde el deseo de autoengañarse o darse excusas para retrasar el trabajo hasta otros comportamientos contraproducentes.
  17. Dar feedback a los estudiantes tan pronto como sea posible. Devuelva los exámenes y los trabajos corregidos lo antes posible y reconozca y recompense pública e inmediatamente los éxitos logrados. Dé indicaciones sobre lo bien que lo han hecho o cómo pueden mejorar.
  18. Recompensar el éxito. Tanto los comentarios positivos o negativos influyen en la motivación, pero los investigadores indican que los estudiantes reaccionan mejor a través de un feedback positivo y el éxito. Alabar ayuda a construir la confianza, capacidad y autoestima de los estudiantes. Es importante reconocer los esfuerzos, incluso si los resultados no son buenos, trasmitiendo la confianza del profesor de que serán buenos en el futuro.
  19. Presentar a los estudiantes el buen trabajo hecho por sus compañeros. Compartir con la clase ideas, conocimientos y habilidades de estudiantes individuales con el resto de la clase. Por ejemplo, copias de los mejores trabajos o exámenes... Se trata de propiciar "habilmente" un reconocimiento social del trabajo bien hecho en su entorno de compañeros y relaciones.
  20. Ser específico, cuando se haga una crítica negativa, nunca a la persona. Las críticas tienen efectos poderosos y pueden conducir a una atmósfera negativa en la clase. Cada vez que se identifique una debilidad en los estudiantes, déje claro que se trata sobre una determinada función o tarea, nunca al estudiante como persona. Combinar un comentario negativo con otros aspectos en los cuales el estudiante haya tenido resultados positivos.
  21. Evitar comentarios degradantes en la clase. Muchos estudiantes pueden estar ansiosos por su rendimiento o habilidades en la clase. Hay que ser sensible en la forma en la que se expresa o se comentan tales temas a efectos de evitar observaciones o comentarios en los que el profesor muestre falta de interés o que "pasen" de sus sentimientos relacionados con su fracaso.
  22. Evitar ceder y dar las "soluciones" a los estudiantes para las tareas de trabajo o deberes para casa. Hay que lograr que piensen por sí mismos y dirigir la ayuda por otros caminos (ayudarles a construir lo que ya saben, propiciarles aproximaciones al problema, posibles pasos...). Hay que lograr métodos que ayuden a los estudiantes a que experimenten el sentimiento y confianza derivada de que lo pueden lograr por sí mismos, lo que incrementará su motivación para aprender.
  23. Asignar la lectura de los temas al menos dos sesiones antes de que sea analizada en clase. Dar a los estudiantes un tiempo sobrado para preparar y atraer su curiosidad hacia los materiales de lectura.. "Este ...es uno de mis favoritos... y estaré muy interesado en conocer vuestra opinión".
  24. Asignar preguntas de estudio. Al hacer preguntas se contribuirá a incentivar a los alumnos a buscar respuestas en lo que leen o estudian.
  25. Permitir breves chuletas que pueden ser utilizadas en los exámenes. Especialmente si estas chuletas incentivan la lectura, el trabajo y el estudio bien hecho. Un profesor en física daba la oportunidad de escribir en cada clase en una tarjeta 3x5: un resumen, definiciones, ideas claves u otros materiales derivados de la lectura, que los estudiantes entregaban finalmente al profesor con su nombre. Esa tarjeta se daba nuevamente al estudiante para complementarla pasados unos días para añadieran materiales que consideraran importantes y era nuevamente devuelta al profesor. Por último, el profesor entregaba a los estudiantes dichas tarjetas el día del examen, durante la realización del mismo. El resultado no se hizo esperar. El profesor notó que el porcentaje de alumnos que completaban sus lecturas pasó del 10 al 90%. Y los estudiantes especialmente valoraban estas "tarjetas de superviviencia" como una gran ayuda.
  26. Utilizar el tiempo de clase como tiempo de lectura. Si el profesor está tratando de provocar un debate y se percata de que pocos estudiantes han completado las lecturas asignadas, hay que considerar la posibilidad de que los alumnos completen su lectura en tiempo de clase, silenciosamente o en voz alta y discutiendo aquellos puntos importantes.
  27. Asignar trabajos escritos a aquellos estudiantes que no completen sus lecturas. Los que no las han completado al principio de la clase se le asigna un trabajo escrito y no participan en la dicusión de clase. El trabajo escrito no es evaluado, sino simplemente reconocido. Con estos métodos se puede ir logrando que los estudiantes finalmente cumplan con las lecturas programadas durante el curso.
Temas relacionados con Formas de motivar a los estudiantes:

Cómo ayudar a mi hijo en sus estudios

 
Son muchos los padres que se dirigen a nosotros vía e-mail preguntándonos cómo pueden ayudar a los hijos en sus estudios. De hecho eso fue lo que inspiró hace unos años la Guía de padres. Para los adolescentes también dimos unos consejos generales en Cómo ayudar a mi hijo con sus deberes.

Vamos a tratar de dar algunos consejos más concretos centrándonos en edades incluso más tempranas distinguiendo en lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer.

Qué hacer (o cómo ayudar)
  • Dirigirle y aconsejarle en la planificación y organización del tiempo de estudio. Ver Planes para estudiar.
  • Revisar tanto el trabajo realizado como la asimilación del mismo. Nunca haga el trabajo por él.
  • Orientar en vez de imponer. Sea paciente; debe esperar a que progresivamente su hijo vaya tomando sus propias decisiones.
  • Valorar más el esfuerzo de su hijo que sus resultados (calificaciones, notas...).
  • Cuidar las condiciones en las que estudia (el sitio adecuado, horas de sueño, la alimentación...
Lo que no hacer
  • No compararle con otros hijos o amigos.
  • No criticarle como persona, sólo corregirle sus errores.
  • No inculcarle una visión negativa de la vida. Esfuércese en ser positivo con su hijo.
  • No proyetar sobre nuestros hijos nuestras propias frustraciones, temores o ansiedades.
  • No hacerle culpable de los problemas o tensiones familares.
Recuerde que es mejor ganarse como aliados a sus profesores y llegar a la mayor coordinación posible entre padres y profesores.

Temas relacionados con Cómo ayudar a mi hijo en sus estudios

Cómo motivar a un alumno

 
  • ¿Cómo puedo motivar a mis alumnos?
Esta es una de las preguntas más frecuentes que los profesores pensamos continuamente.

Algunos estudiantes parecen entusiarmarse de forma natural por el estudio, pero muchos necesitan o esperan que sus padres o instructores les inspiren, reten o estimulen. Algunos especialistas en la materia sostienen que el aprendizaje efectivo en el aula depende en gran medida de la habilidad del profesor para mantener interés de los alumnos. De hecho, cualquier nivel inicial de motivación que los estudiantes tengan antes de entrar en clase será transformado favorable o desfavorablemente dependiendo de lo que ocurra en clase.

Desafortunadamente, no hay una fórmula mágica para motivar a los estudiantes. Hay además diversos factores que afectan a la motivación de un estudiante dado a la hora de trabajar y aprender:
  • Interés en la materia de la asignatura
  • Percepción de su utilidad
  • Deseo general para lograr la meta de superar la asignatura
  • Auto-confianza y auto-estima.
  • Paciencia y persistencia.
Y, claro, no todos los estudiantes se motivan a través de los mismos valores, necesidades o deseos. Algunos serán motivables por la aprobación de terceros, otros por desafíos o retos.

La importancia de la automotivación y la autoconfianza

Algunos investigadores han empezado a identificar aquellos aspectos de la enseñanza que mejora la capacidad de automotivación de los estudiantes. Para animar a los estudiantes a que se conviertan en alumnos independientes y automotivados, los profesores pueden actuar en las siguientes direcciones:
  • Dar frecuentes, anticipadas y positivas respuetas que apoyen a los alumnos a creer que pueden hacerlo bien.
  • Asegurarse de dar oportunidades para que los estudiantes tengan éxito, asignando tareas que ni sean demasiado fáciles, ni demasiado difíciles.
  • Ayudar a los estudiantes a encontrar un significado personal y un valor en la materia objeto de estudio.
  • Crear una atmosfera que sea abierta y positiva.
  • Ayudar a los estudiantes a sentirse como miembros valorados de una comunidad de aprendizaje.
  • Buenas practicas diarias de enseñanza hacen más para combatir la apatía estudiantil que esfuerzos extraordinarios para combatir la falta de motivación.
  • La mayoría de los estudiantes responden positivamente a un curso bien organizado enseñado por un profesor estusiasta que siente interés por sus estudiantes y su progreso en los estudios.
  • Las actividades que desarrolladas para promocionar la formación también fomentarán la motivación de los estudiantes.
Ver también 101 formas de motivar a los alumnos

Temas relacionados con Cómo motivar a un alumno
  • Motivación en el estudio
  • La automotivación en el estudio

    ¿Cuántas horas de estudio son necesarias?

     
    Suele ser frecuente preguntarse cuántas horas de estudio son necesarias al día por término medio.

    Antes que nada haya que recordar que para los estudiantes estudiar es un trabajo de dedicación a tiempo completo. En los países atrasados donde no hay colegios u otros recursos educativos los niños empiezan a trabajar a edades muy tempranas (antes de los 9 años) y su jornada de trabajo en duras faenas agrícolas o de otro tipo es de sol a sol.

    Si estás estudiando debes tener muy claro que tu máxima prioridad son tus estudios y tu compromiso es trabajar con ello a jornada completa. Es también importante que si compatibilizas estudio con trabajo (en estudios superiores es posible) o tienes actividades extraescolares (deporte, etc.) el estudio es tu ocupación y obligación central.

    ¿Cuánto tiempo es necesario dedicar al estudio?

    Una reciente encuesta en Chronicle of Higher Education sugería que los estudiantes no estudian sufsuficiente. ¿Y cuánto es suficiente? La respuesta dependerá del tipo de estudios, la edad y el rendimiento del estudiante, etc.

    Pero si asumes que los estudios es una profesión a tiempo completo, entonces deberías pasar unas 40 horas a la semana dedicado a ello entre clase y estudio. Como mínimo pues los estudiantes deberían calcular la diferencia entre 40 horas menos las horas reales de clase. Si por ejemplo se siguieran 30 horas de clase a la semana habría que dedicar un mínimo de 40-30= 10 horas de estudio. Esto bajo el supuesto de que el
    rendimiento en las clases fuera óptimo.

    Administrar tus horas de estudio bien

    Tan importante como la cantidad de horas es la calidad de las mismas. Para rendir al máximo debes por ejemplo haber retenido al máximo las explicaciones de clase
    tomando buenos apuntes, tener estos y todos tus materiales de estudio ordenados y al día, estudiar en un sitio adecuado que te permita la concentración, tener un elevada motivación que te haga rendir al máximo cada minuto, emplear técnicas de estudio adecuadas (repasos programados, técnicas de lectura rápida, etc. etc. ).

    No a la dilaciones

    Parte de
    horarios de estudio ya planificados y atente con fuerza a ellos. No a las dilaciones. Las dilaciones se disfrazan de mil maneras:
    • "Un día más no importa, empezaré mañana"
    • "No importa si empiezo unos minutos tarde, nadie es puntual"
    • "Trabajo mejor bajo presión."
    • "Sólo veré la TV un cuarto de hora más"
    • Rellena tu propia excusa favorita:"____________________."
    Algunos consejos para estudiar con eficiencia en las horas de estudio

    Siete consejos que te serán muy útiles a la hora de sacar rendimiento a las horas de estudio
    1. Evita las dilaciones y retrasos.
    2. Registra la actividad de cada hora. Toma conciencia de lo que te hace perder el tiempo.
    3. Disela tu plan de horario para el estudio
    4. Establece con claridad tus máximas prioridades
    5. Controlar tu estudio midiendo tu rendimiento y progreso y reprogramando tus necesidades de estudio.
    6. Fíjate objetivos alcanzables que te motiven
    7. Intenta pensar en positivo e ir construyendo nuevos hábitos sobre los logros que vayas alcanzando.
    Temas relacionados con ¿cuántas horas de estudio son necesarias?

    Ocio en vacaciones

     
    Play Station, PSP, Ipod, Messenger, TV... seguro que están en tu agenda para estas vacaciones. Pero quizás debemos recordarte otras formas de disfrutar tu ocio. Hay cuatro cosas que te reportarán muchos beneficios si puedes dedicarle algún tiempo durante las vacaciones:
    • Practicar deporte. Aprovecha para ponerte en forma. Aquellos que tienen buena forma física tienen más facilidad para para rendir en los estudios y en su capacidad para concentrarse durante muchas más horas, sin fatigarse.
    • Practicar idiomas, hablando con amigos. Hoy con Internet es fácil tener amigos de muchos países que haban el idioma que queremos aprender. Diviértete mientras practicas y hablas de tus aficiones favoritas con amigos de todo el mundo.
    • Leer. Lee buenos libros de los temas que más te interesan y de autores de los que puedas aprender. Déjate aconsejar por las personas que saben (profesores, familia...)
    • Internet 2.0 ¿Por que no hacer un blog?. Sé protagonista. No te limites a ver información, intenta crear información útil es interesante. Precisamente te dejamos con un vídeo (en inglés) sobre esto.


    Vídeo Why Let our Students Blog?
    (Por qué dejar a nuestro estudiantes que hagan un blog)

     

    Estudiar en vacaciones

     
    Cuando se aproximan las vacaciones de Navidad, Pascua o incluso las del verano, quizás pienses que es momento de olvidarlo todo, sólo descansar y divertirte y no pensar para nada en el estudio.

    Si lo haces te equivocarás por una sencilla razón: los nuevos hábitos cuesta mucho asimilarlos, pero se pierden con facilidad si vuelves a los viejos hábitos de los que tanto te ha costado desprenderte. Así que lo mejor será combinar una sabia combinación de descanso, diversión y estudio.

    Elaborar un plan de trabajo /estudio para las vacaciones

    Enhorabuena, las clases han acabado. Tienes días enteros con muchas horas por delante. No los desaproveches tontamente. Elabora un plan de trabajo inteligente y verás cómo te dará una enorme ventaja en tus estudios. Vamos a darte algunas ideas para tu Plan de estudio durante las vacaciones.

    1. Días de descanso y días de estudio. Coge un calendario y marca los días en lo que vas a estudiar. Si es Navidad deja los días festivos y más señalados para la familia integramente para descansar. Te lo has ganado ¿no?
    2. Horas de estudio. De los restantes días elige tus horas de estudio. ¿Qué tal por las mañanas? Eso te obligará a levantarte a una hora razonable y dado que no tienes clases aprovechar esas horas y tendrás todas las tardes libres para descansar, diversión u otras actividades. Determina tu horario de mañana o tarde (o una combinación de ambos) e intenta seguirlo a rajatabla. Reforzará tus hábitos y te ayudará a darte confianza en tí mismo.
    3. Elige las tareas y objetivos de estudio durante las vacaciones. Es importante que te fijes tareas y objetivos interesantes durante el estudio. Por supuesto, termina en primer lugar aquellas tareas pendientes o que te han mandado hacer específicamente para las vacaciones. ¿Pero y después? Bueno, hay muchas cosas interesantes:
    • Trata de concentrate en repasar aquellos temas que te cuesta más trabajo entender. Anota las dudas y cosas que no logres comprender. Aprovecha para ampliar conocimientos, eso te ayudará acomprender los temas más dificiles que se te resisten.
    • Concéntrate en las asignaturas que más retrasadas lleves y ponte al día.
    • Mírate las cosas que van a explicar en clase a la vuelta de vacaciones. Adelantar trabajo te dará una ventaja enorme sobre la clase y tiempo para concentrarte en repasar bien y aprender las asignaturas más dificiles de cara a los exámenes.
    La vuelta a clase

    La ventaja que tendrás al volver a clase es que habrás descansado, pero no tendrás la "pereza" de los que no han pegado ni golpe durante todas la vacaciones; a estos generalmente les costará varios días volver tomar conciencia y hábito de estudio. Tú en cambio:
    • Estarás en forma desde el primer día y no habrás perdido los buenos hábitos.
    • Tendrás seguridad en tí mismo, porque te habrás puesto al día y terminado bien tus tareas de vacaciones.
    • Estarás motivado a que empiecen las clases, dado que has adelantado el trabajo y sabes de qué van los nuevos temas...
    Estas ventajas son los suficientemete importantes como para animarte a diseñar y cumplir un buen Plan de trabajo para tus vacaciones.

    Temas relacionados con Estudiar en vacaciones:

    Un buen truco para estudiar

     
    Hoy te traemos un buen truco para estudiar con la ayuda de tu iPod. Será tu ayudante "invisible" que te permitira estudiar en cualquier lugar (en el autobús, mientras haces deporte, vas en el coche con tus padres, incluso mientras cenas, desayunas o duermes).

    Para empezar, necesitas sólo esto:
    • Una Ipod, como la que utilizas para descargar y oír música.
    • Coger buenos apuntes de las clases y pasarlos a tu ordenador (word, o cualquier archivo electrónico).
    Tres Pasos:
    1. Tomar buenos apuntes, puedes completarlos con los de compañeros y formar un equipo, así mismo también puedes completarlos con los libros y materiales recomendados por los profesores.
    2. Pasar los apuntes completados de cada tema a formato electrónico (word, o cualquier sistema). El equipo de amigos puede dividirse el trabajo por asignaturas, temas, etc.
    3. Copiar y pegar los apuntes del tema en esta dirección web: Vozme. Verás que el programa se convierte el texto en un archivo mp3 que lo puedes descargar en tu ordenador o en tu iPod y escucharlo en cualquier momento.
    Una vez en tu Ipod, puedes escuchar tus apuntes donde tu quieras y las veces que tu quieras. No hay problemas si se retrasa el autobús, tienes que hacer un largo viaje en tren , o se retrasa tu novia y pierdes el tiempo.

    Lo puedes hacer con apuntes y con capítulos de libros, manuales, etc. Y también con todos los materiales que encuentres en Internet y que te ayuden a comprender un tema específico de cualquier asignatura.

    Tio ¡qué pasada!.

    Descargar y escuchar: un buen truco para estudiar (archivo mp3)

    Autodisciplina

     
    Autodisciplina en el trabajo y en el estudio

    Hoy hablaremos de la autodisciplina, algo muy necesario para cumplir tus
    planes y horarios de estudio. Probablemente llevas unas semanas que no cumples tus planes de estudio y por esta razón vamos a hablarte de la autodisciplina.

    La autodisciplina podríamos definirla como la capacidad de llevar a cabo un acción por ti mismo, con independencia de tu estado emocional.

    La autodisciplina es lo que te permitirá cumplir satisfactoriamente tus planes y objetivos de estudio. Hay cuatro pilares sobre los que descansa:
    • Aceptación, esto es convencimiento total de acometer un reto, una meta, una tarea, unos nuevos hábitos.
    • Fuerza de voluntad, determinación total a la hora de ponerte a hacer tu tarea sin excusas y con buen ánimo.
    • Esfuerzo y constancia. Ya hemos hablado de la constancia y el esfuerzo (te recomendamos que lo leas).

    Cómo fortalecer la autodisciplina

    La autodisciplina es como un músculo, cuanto más lo entrenas más fuerte se pone y cuanto menos lo entrenas más débil es. El entrenamiento muscular y el entrenamiento para fortalecer la autodisciplina tienen mucho en común. Si en los inicios de un entrenamiento le pones una carga excesiva al músculo quizás lo único que logres es dañarlo. Tendrás que probar progresivamente con poco peso e ir aumentándolo poco a poco, conforme vaya adquiriendo fuerza.

    Con la autodisciplina pasa algo similar. Deberás fortalecerla progresivamente. Poniendo una "carga" ligeramente superior cada día. Es importante que te propongas metas que puedes alcanzar con éxito, pero cerca de tu límite. Conforme vayas afianzando tus éxitos deberás ir incrementando tus "cargas"y expandiendo tu límite hacia arriba.

    Desarrollar autodisciplina te servirá para muchísimas cosas en la vida. No solamente te será útil para mejorar en tus estudios, sino en el trabajo, en todos tus retos personales, etc. Puede ser uno de los tesoros personales más valiosos.

    Un ejemplo de autodisciplina en el estudio

    Supongamos que deseas desarrollar la capacidad de estudiar cuatro horas reales diarias sin caer en distracciones y otras pérdidas de tiempo.
    • Primer día: te esfuerzas y lo consigues.
    • Segundo día: fracasas completamente. Cuatro horas es demasiado tiempo para ti. Pues manos a la obra... Vamos a entrenarnos....
    • Tercer día: una hora y descanso;
    • Cuarto día: dos horas y descanso;
    • Quinto día: dos horas y media y descanso;
    • Sexto día: tres horas y descanso;
    • Séptimo día: tres horas y descanso;
    • Octavo día: cuatro horas ¡conseguido!
    Esto es: hay que proseguir el entrenamiento progresivamente hasta conseguirlo. Quizás necesites quince días o un mes para poder conseguir cuatro horas de estudio de calidad, con buena concentración, sin distracciones y un extraordinario rendimiento. Aunque emplees mucho tiempo en lograrlo, lo importante es que tengas la determinación, fuerza de voluntad, esfuerzo y constancia hasta alcanzarlo. Al final lo lograrás.

    Recuerda que debes ser activo en el
    control de tu estudio evaluando tus resultados. E insisto también en la fórmula secreta para fortalecer la autodisciplina es "AVEC": Aceptación, Voluntad, Esfuerzo y Constancia.

    Por último es importante que antes de disponerte a desarrollar tu autodisciplina estés convencido de que merece la pena ser un buen estudiante (ver nuestras
    101 razones para ser un buen estudiante) y tener una predisposión a no rendirse nunca (ver No te rindas nunca).


    Temas relacionados:

    Trucos para memorizar

     
    Hay algunos trucos o consejos que te ayudarán a memorizar mejor. El mejor truco es que te convenzas de que se recuerda mejor aquello que se comprende.


    También se recuerda mejor aquello que hemos trabajado más (lo que hemos subrayado, hecho resúmenes, esquemas mapas conceptuales...).

    Trucos para recordar o memorizar mejor tu estudio:
    1. Contrarse en el estudio. Se memoriza y recuerda mejor aquello a los que prestamos una mayor atención. Trata de motivarte para prestar el máximo de atención.
    2. Tener conocimientos previos o relacionados. Aquello de lo que sabemos algo ya, o bien hemos pensado (discutido, hablado, escrito, etc...).
    3. Comprender y saber su significado. Aquellas cosas que hemos comprendido o que tiene un significado para nosotros es mucho más fácil memorizarlas.
    4. Utilizar técnicas de memorización Hay materias que nos exigen esfuerzos de memorización (vocabularios en idiomas, listas de cosas).
    • Trucos efectivos para memorizar listas pueden resumirse en tres:
      • Repetir. Repetir las palabras hasta aprenderlas es un viejo truco y funciona. Aunque sea aburrido hay que tener paciencia,; podemos calcular con cuantas repeticiones memorizamos y si nos conometramos ¡hasta puede ser divertido si nos imaginamos que estamos en un concurso! Ver recitar.
      • Agrupar en categorias. Se agrupan por conjuntos de significados por ejemplo mobiliario (mesa, silla, armario..).
      • Asociar cada palabra a algo que conocemos. Mejor a cosas que podemos visualizar y que nos sean fáciles de recordar. Por ejemplo clorofila (una piscina llena de un cloro verde).
    • Trucos efectivos para memorizar conceptos y temas. Para memorizar más fácilmente hemos ido aportando numerosos métodos. La escritura en el estudio ayuda mucho a memorizar, también nuestra actitud en clase. A modo de recordatorio:
      • Subrayar. Ver Cómo subrayar.
      • Hacer resúmenes
      • Hacer esquemas
      • Hacer mapas conceptuales. Ver para estos tres últimos: estudiar escribiendo.
      • Tomar notas en clase. Ver tomar apuntes.
      • Hacer preguntas en clase.
    Temas relacionados con Trucos para memorizar:

    Controlar mi estudio

     
    Tienes que aprender a controlar tu estudio y valorar tus progresos, asi como identificar tus fallos. Poco a poco puedes llegar a conocerlos bien y aprender a superarlos. No hay nada que no pueda hacerse con esfuerzo y constancia.

    Cómo controlar mi estudio

    Recuerda que debes hacer una
    planificación diaria del estudio. No dejes nada a la improvisación, especialmente si estás intentando cambiar tus hábitos de estudio. Recuerda que los nuevos y buenos hábitos de estudio se implantan con la repetición. La planificación debe responder satisfactoriamente a tres preguntas:
    • Qué estudiar: Debemos tener claras las materias y prioridades de estudio, concentrándonos siempre en aquello que más trabajo nos cueste y nos va llevar más tiempo. Es importante tener establecido un orden para estudiar las diversas materias.
    • Cuándo estudiar: Debemos planificar bien nuestro tiempo, dando prioridad al estudio frente a otras actividades, estableciendo descansos tras el estudio. Debemos escoger el mejor momento dentro de la planificación del día.
    • Cómo estudiar: sigue un método sistemático que sea el más efectivo para ti; hasta que se convierta en una rutina diaria.
    Controlar y evaluar el estudio

    Es muy importante hacer una ficha diaria con la planificación de las horas de estudio y que recoja:
    • Tiempo dedicado a cada materia.
    • Evaluación de los resultados de nuestro trabajo para cada materia. Marca una señal (por ej. OK) si lo has conseguido.
    • Evaluación (por ejemplo una nota: 6; 8; 10; etc.) sobre nuestro trabajo global. Procura mejorar cada día.
    • Cambios que debemos hacer para mejorar. Debes identificar los fallos y las causas de los mismos.

    Antes, durante y después de las clases

     
    Ya hemos abordado con anterioridad el tema de la clases (Ver Las clases y Clases divertidas), vamos a recapitular y resumir para SACAR EL MÁXIMO PROVECHO DEL TIEMPO DE CLASE.

    Para esto vamos a analizar que hay que hacer antes, durante y después de las clases.

    Antes de las clases

    Ya hemos insistido, pero lo volvemos a hacer. Antes de ir a clase ayuda mucho saber sobre las cuestiones y temas que el profesor va a tratar en la sesión. Así que nuestra taera para antes de las clases es muy sencilla:
    • Leer las cuestiones que va tratar el profesor en clase. Un sólo vistazo nos ayudará mucho a la hora de comprender y retener lo que el profesor diga en clase.
    Durante las clases

    También hemos dado consejos que vamos resumir y se pueden concretar en uno sólo: prestar la mayor atención al profesor en lo que explica y dice. Te ayudará mucho:
    • Controlar tu atención. Si has leído las materias que el profesor va a explicar intenta anticiparte y adivinar lo que va decir.
    • Tomar notas y apuntes. Sigue las técnicas para tomar apuntes. Ver tomar apuntes y estudiar escribiendo.
    • Estar "en forma" (sin sueño, sin distracción, con capacidad de concentración, motivado de que prestar atención será decisivo para superar con éxito la asignatura).
    Después de las clases

    Una vez terminada la clase hay algunas tareas muy importantes:
    Si hemos prestado atención en clase y hemos hecho bien los pasos anteriores, estar tres tareas serán bastante sencillas.

    Reglas generales (recordatorio) de un buen estudiante en clase

    • Mantener una buena actitud en general.
    • Prestar el máximo de atención (nos ahorrará mucho tiempo de estudio).
    • Tomar notas (la memoria puede olvidar cosas importantes).
    • Preguntar al profesor las dudas.
    • Hacer los ejercicios y tareas que el profesor proponga en clase.
    • No distraer a los compañeros, ni prestar atención a las distracciones de terceros.
    Temas relacionados
 
  VISITAS = 133594 visitantes (353208 clics a subpáginas) = PAGINAS VISTAS